Felipe Criado Boado, presidente de la EAA
Es la segunda asociación de arqueólogos más importante del mundo

La European Association of Archaeologist (EAA), la segunda asociación de arqueólogos más importante del mundo después de la Society for American Archaeology, ha elegido a un arqueólogo español como su presidente para los próximos tres años: Felipe Criado Boado, profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Galicia, donde dirige el Incipit (Instituto de Ciencias del Patrimonio). 

El nombramiento se ha hecho público durante la conferencia anual de esta asociación, celebrada en Glasgow (Escocia) y que finalizará mañana, domingo 6 de septiembre. El proceso electoral se había abierto en junio.

Felipe Criado Boado, quien releva en el cargo a Friedrich Lüth, director de relaciones internacionales del Instituto Arqueológico Alemán, se marca como objetivos para esta nueva etapa “responder a los retos que la actual situación de crisis en Europa plantea también a la arqueología y el patrimonio cultural, adaptar la organización de la EAA al rápido crecimiento que está experimentando, profesionalizar su gestión, y profundizar en las relaciones con los otros continentes”.

“Pretendo hablar por y para todas las arqueólogas y arqueólogos europeos, y hacer que la EAA contribuya, desde la arqueología, a crear una Europa más social, consciente de su pasado compartido y mestizo”, señala.

La EAA

La Asociación Europea de Arqueólogos se fundó en 1994 en Liubliana (Eslovenia), teniendo lugar su primera conferencia anual en Santiago de Compostela en 1995. En aquel momento habían participado en la reunión de Santiago 550 personas; en la reunión celebrada en Glasgow han participado 2.100  delegados.

Su objetivo fundacional era integrar a las personas que se dedican a la arqueología en Europa tanto en el campo de la investigación como de la gestión y administración del patrimonio arqueológico, y la divulgación y museos. Igualmente reúne a los arqueólogos indistintamente de que trabajen con la prehistoria más remota, o con la arqueología del pasado contemporáneo; prehistoriadores, protohistoriadores, arqueólogos clásicos, medievales y profesionales de la arqueología histórica están presentes en la Asociación.

Entre sus líneas de actuación figura la organización de una conferencia anual para debatir sobre los temas arqueológicos de actualidad y presentar las últimas investigaciones en el área; la publicación trimestral de la revista European Journal of Archaeology, una de las más destacadas del mundo en arqueología; y la concesión del premio (The EAA Heritage Prize), que se otorga a las personas o instituciones que han destacado en la conservación y puesta en valor del patrimonio arqueológico. La EAA está reconocida como órgano consultivo por el Consejo de Europa.

“Se define por ser una entidad muy dinámica y plural, con un gran nivel de debate interno y convergencia inter y transdisciplinar. Crea, por tanto, un entorno de encuentro intelectual muy atractivo y de gran importancia para el progreso de la arqueología en Europa”, destaca Felipe Criado Boado.

En la actualidad, está integrada por 2.500 miembros de 53 países, entre ellos, España Además han pasado por ella otras 6500 personas. Cuenta con más de veinte grupos de trabajo, entre los que figuran los dedicados a la Arqueología Pública, Legislación patrimonial, Archivos y documentación arqueológica, y Arqueología y género.

Entre sus socios se cuentan los arqueólogos más representativos de toda Europa y otros países, como Estados Unidos, Rusia, China, Japón, Sudáfrica y países latinoamericanos y africanos. La EAA tienen un comité ejecutivo formado por ocho miembros, todos ellos elegidos por los socios. Su actual tesorera es Margaret Gowen, inglesa que trabaja en Irlanda, y su secretario Marc Lodewijckx, belga.

Sus pasados presidentes fueron:

·         Prof. Kristian Kristiansen, catedrático de arqueología de la Universidad de Gutenburgo, Suecia, y uno de los más preeminentes arqueólogos europeos. Es especialista en prehistoria reciente y protohistoria y en la difusión de pueblos, culturas e ideas en la protohistoria europea. Recientemente saltó a la prensa internacional un trabajo dirigido por él sobre la “chica de Egtved, Dinamarca”

·         Prof. Willem Willems, catedrático de arqueología de la Univerisidad de Leiden, Holanda. Especialista en arqueología clásica, uno de los redactores de la “Carta de La Valetta sobre la protección del patrimonio arqueológico”, aprobado en 1992, conocido como “Convención de Malta” y que fue la responsable de la creación y consolidación del mercado profesional en arqueología y con ello del gran desarrollo de esta disciplina durante los últimos 25 años. El prof. Willems falleció en las pasadas navidades repentinamente.

·         Prof. Anthony Harding, catedrático de Exeter, Reino Unido, especialista en prehistoria reciente de Europa del Este.

·         Prof. Friedrich Lueth, de Berlin, Director de relaciones internacionales del Instituto Arqueológico Alemán, especialista en neolítico y megalitismo y al que recientemente (mayor 2015) ha dedicado su conferencia y premio anual la Prehistoric Society del Reino Unido como reconocimiento a su trayectoria.

Más información de la EAA: http://e-a-a.org

Felipe Criado Boado

Felipe Criado Boado (Santiago de Compostela, 1960) es licenciado en Xeografía e Historia por la Universidade de Santiago de Compostela (1982) y doctor en Arqueología por la USC (1989).

Fue profesor titular de Prehistoria en la USC (1991-2000) y en el 2001 se incorporó al CSIC como Profesor de Investigación, concretamente, al Instituto de Estudios Gallegos “Padre Sarmiento”, donde dirigió el grupo de Laboratorio de Arqueología del Paisaje. En 2010 el CSIC creó el Instituto de Ciencias del Patrimonio, con sede en Santiago de Compostela, en el que se integraron los miembros del citado grupo de investigación, y nombró a Felipe Criado Boado su director.

Autor de una cerca de docena de libros y monografías científicas, 150 artículos de investigación, ha sido el investigador principal en más de 130 proyectos de investigación y desarrollo y ha coordinado el Programa Consolider de Investigación en Tecnologías para la Conservación y Revalorización del Patrimonio Cultural, que aglutinó a 14 grupos de investigación y contó con una financiación de seis millones de euros.

thumbnail.jpg

Descargar